Sociedad de Ayuda Legal

Un día en la vida

Abogando por Jóvenes Vulnerables en la Unidad de Leyes de Inmigración

Desde 2016, Elizabeth “Liz” Rieser-Murphy ha ayudado con múltiples crisis de inmigración, adaptándose a políticas cambiantes bajo dos administraciones muy diferentes. Pero, entre todos los cambios en la legislación, lo que se ha mantenido constante es su inquebrantable dedicación para representar a los jóvenes que vienen a los Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Incluso fuera de nuestro trabajo diario, nuestro personal de la Unidad de Leyes de Inmigración son como los primeros en responder”, dice ella. Junto con sus colegas de Legal Aid, se apresuró a llegar al JFK durante los primeros días de la administración Trump, cuando se impuso una prohibición de viajar desde varios países de mayoría musulmana. Durante la evacuación de Afganistán en 2021, ayudó con peticiones de libertad condicional humanitaria para agendar una pareja y su bebé recién nacido, cuya familia eran ciudadanos estadounidenses. 

Incluso cuando la inmigración no es noticia de primera plana, sigue siendo una defensora de sus clientes, tanto a través de su trabajo directo con menores no acompañados entregados a sus familias en la ciudad de Nueva York, y a través de su trabajo de litigación y defensa. “Mi esperanza para el futuro es que la corte de inmigración y el sistema en general se vuelvan más amigables para los niños y se centren en el mejor interés de los niños en lugar de actuar como una máquina de deportación”.  

Nuestro personal de la Unidad de Leyes de Inmigración son como los primeros en responder.

Más recientemente, Liz se ha centrado en Casos de Estatus Especial de Inmigrantes Juveniles (SIJS, por sus siglas en inglés), en los cuales los niños inmigrantes menores de 21 años no pueden reunirse con sus padres debido a abuso, abandono o negligencia, pero regresar a su país de origen no es lo mejor para ellos”.

Obtener este estatus especial es fundamental porque permite a los jóvenes inmigrantes solicitar la residencia permanente legal.  Sin embargo, el proceso de solicitud de tarjeta verde SIJS se clasifica como "basado en el empleo", a pesar de que SIJS es un estado humanitario. Para los niños de países como Guatemala, Honduras y El Salvador, estos niños se encuentran en un grupo de solicitantes de visa junto con adultos que buscan empleo, y no hay suficientes tarjetas de residencia disponibles. El datos más recientes indica que a 26,000 niños se les ha otorgado el estatus SJIS, pero no pueden solicitar una tarjeta verde. Esto retrasa su residencia permanente, lo que significa que estos adolescentes abandonados viven a merced del Departamento de Seguridad Nacional. Sin autorización de empleo, ellos no puede abrir una cuenta bancaria o inscribirse en la universidad. “Ser un adolescente ya provoca ansiedad y le sumas esto”, explica Liz. “Trabajo con muchos clientes que han estado atrapados en el limbo durante años”. 

Después de ver a cuántos niños se les había otorgado el estatus de SJIS, pero esperando ansiosamente una tarjeta verde, Liz comenzó a hacer trabajo de defensa en Capitol Hill con el comité directivo de SIJS Backlog Coalition. Para las decenas de miles de niños atrasados, tener una voz fuerte como la de Liz los acerca más a deshacerse de su condición de indocumentados y comenzar la vida que realmente merecen.

Liz actualmente está feliz de operar bajo políticas de inmigración más favorables que se centran en el bienestar de los niños y consideran sus circunstancias únicas. “Mi esperanza es que el futuro sea brillante y que continuemos en este camino”.

Ayude a Liz a servir aún a más neoyorquinos

Su donación ayuda a los miembros del personal como Liz a llevar la justicia a todos los condados.

Dona Ahora