Sociedad de Ayuda Legal

Un día en la vida

Manteniendo a los Clientes Vulnerables Alejados de Rikers en la Unidad de Defensa de Revocación de Libertad Condicional

Laura Eraso, abogada de plantilla de nuestra Unidad de Defensa de Revocación de Libertad Condicional (PRDU) nunca olvidará sus primeros días de lucha por la libertad de sus clientes en remolques en Rikers Island.

Con tres años de experiencia representando a padres contra la Administración de Servicios para Niños, pensó que estaba preparada para enfrentar cualquier injusticia que el sistema legal penal pudiera ofrecer. 

“Pensé que si representaba a los padres a través del proceso de separación familiar violento y traumático, como una madre a la que le arrebatan a su recién nacido, eso sería lo peor de lo peor”, dice Laura.   Pero nada pudo prepararla para representar a clientes detenidos sin derecho a fianza por presuntas violaciones de la libertad condicional en la notoria cárcel. Conocía a sus clientes en un complejo de remolques estrechos en el Centro Judicial de Rikers Island, “la puerta trasera oculta hacia el reencarcelamiento masivo que la mayoría de la gente nunca ve o en la que ni siquiera piensa”. Las audiencias eran tan apresuradas por parte de los oficiales de la corte que a menudo tenía que tomarse el tiempo para consolar a los clientes angustiados y encadenados, en lugar de entrevistarlos. 

Es difícil creer que sigamos teniendo que luchar tanto como lo hacemos para sacar a la gente de esa iahora mismo.

Cuando Laura comenzó en PRDU en 2019, había más de 500 personas detenidas en Rikers solo por infracciones técnicas de libertad condicional, que incluyend infracciones menores como no cumplir con el toque de queda o dar positivo por marihuana. Durante la pandemia, esto se convirtió en una posible sentencia de muerte. Sin máscaras para el personal o los clientes, circulación de aire adecuada o distanciamiento social, las condiciones ya deplorables en todo el complejo empeoraron mucho.  

“Estábamos en la corte durante el día y presentando recursos por la noche” para asegurar la liberación de nuestros clientes, dice Laura. Afortunadamente, muchos de ellos fueron concedidos. Los jueces vieron la vulnerabilidad de nuestros clientes en la cárcel deteriorada y con poco personal, y su sufrimiento innecesario debido a violaciones menores. Laura y sus colegas de la PRDU continúan buscando la liberación de los clientes detenidos. “Es difícil creer que sigamos teniendo que luchar tan duro como lo hacemos para sacar a la gente de esa iahora mismo. 

Las circunstancias de emergencia elevaron las violaciones de la libertad condicional técnica como una prioridad política para The Legal Aid Society. Laura y PRDU colaboraron con una coalición de organizaciones de derechos civiles y presionaron con éxito a la Legislatura estatal para que aprobara la Ley Less Is More en septiembre. Ahora, una violación técnica de la libertad condicional ya no garantizará un viaje de regreso a Rikers, ya que las audiencias por estas violaciones se trasladarán a los tribunales de la comunidad en lugar de a un complejo de remolques.  Y aunque 119 clientes fueron liberados inmediatamente después de que el Gobernador firmara Less Is More, queda más trabajo por delante antes de que el proyecto de ley entre en vigencia en marzo. Dice Laura, “119 es un número pequeño en comparación con los 5,000 que todavía están en Rikers. Nuestro mensaje siempre es, muy bien, pero ¿qué sigue? ¿Cómo podemos hacer que este proyecto de ley se implemente más rápido?”. 

Ayude a Laura a servir aún a más neoyorquinos

Su donación de hoy ayuda a los miembros del personal como Laura a llevar la justicia a todos los condados.

Donar Ahora